Menu

Las ayudas a la I+D

En anteriores entradas se han comentados aspectos sobre cómo identificar si un proyecto es de investigación y desarrollo o de innovación tecnológica. Habitualmente conocida como I+D+it, en esta y próximas entradas ampliaremos más detalles sobre estas ayudas y cuáles son las claves del éxito para las propuestas

La I+D

Como se describía en esta entrada, la I+D expresa la voluntad de invertir recursos para adquirir o desarrollar nuevos conocimientos científicos o tecnológicos.

La tipología de proyectos que se consideran en esta línea a nivel empresarial son:

  • Creación o mejora de productos existentes.
  • Investigación y desarrollo de nuevas tecnologías.
  • Desarrollo de maquinaria o herramientas.
  • Minimización de residuos.
  • Mejoras de eficiencia energética.
  • Desarrollo e implantación de nuevas tecnologías TIC.

Todos estos puntos, mantienen en común una misma motivación. Mediante la investigación y el desarrollo, se pretende analizar y buscar una respuesta y posterior solución, a problemáticas o retos tecnológicos o a mayores, de la sociedad.

La inversión en investigación es elevada a todos los niveles, pero es importante remarcar, que en el caso de las empresas, es especialmente interesante enfocarla precisamente a alcanzar una nueva cota tecnológica en el mercado. Generando know-how, como activo intangible de una empresa, se podrá aportar posteriormente valor a los productos o el modelo de negocio corporativo, permitiendo ser más competitiva a la PYME en su sector o a las grandes corporaciones en su alcance internacional.

La investigación requiere de realizar pruebas y valorar diversas opciones que permitan conocer la solución idónea para el objetivo prefijado. Estas pruebas, implican una dedicación de personal técnico y recursos económicos, que pueden ser amortiguados mediante las ayudas y subvenciones existentes a la I+D. A continuación los detalles sobre estas ayudas, primero a nivel estatal y después a nivel regional.

Las ayudas estatales a la I+D

Las ayudas estatales a la I+D son las más importantes por su cuantía y porque su plazo de convocatoria está abierto todo el año. Se trata de ayudas financieras para empresas productivas independientemente de su sector de actividad, dimensión y ubicación.

Las principales claves de estas ayudas (disponibles en su correspondiente página de nuestra web) son:

  • Préstamo al 0,00% de interés sin intermediarios financieros.
  • Financiación de hasta el 85% del presupuesto
  • Amortización en 10 años (3 de carencia + 7 de amortización)
  • Subvención de hasta el 30% (T.N.R.)
  • Duración del proyecto: de 12 a 36 meses.
  • Presupuesto mínimo: 175.000€
  • Sin garantías financieras*

Una de las ventajas de esta ayuda, es que es posible disponer del 25% del importe prestado en el momento de la resolución positiva de la administración, de esta forma la empresa dispone de tesorería para acometer las inversiones con mayores garantías.

En el apartado anterior se mencionaban los costes económicos empleados durante las tareas de I+D. Los principales gastos que pueden ser financiados mediante estas ayudas son:

  • Activos fijos materiales e inmateriales.
  • Amortización.
  • Personal dedicado al proyecto.
  • Colaboraciones externas.
  • Costes de estructura.
  • Costes de gestión SISMEFI.

Estos conceptos son comunes tanto a nivel estatal como autonómico, pues de esta forma se unifican criterios y es posible establecer mapas de financiación para las inversiones combinando las diversas líneas disponibles.

Las ayudas regionales a la I+D

Las ayudas regionales, habitualmente toman forma de subvención. Mediante estas subvenciones es posible completar la financiación de proyectos y el tramo no reembolsable de los mismos.

Las subvenciones suelen estar destinadas a fines más concretos como las inversiones o las mejoras de eficiencia energética y la convocatoria no está disponible durante todo el año. Sin embargo, estar informado de las novedades mediante herramientas como nuestro newsletter puede ser la clave del éxito a la hora de establecer una estrategia de inversión.

La certificación de proyectos de I+D

Al final del año fiscal en el que se haya desarrollado una determinada actividad de I+D, es posible certificarla técnica y contablemente, para obtener deducciones fiscales en su Impuesto de Sociedades con total seguridad jurídica.

Mediante dicha certificación, se puede obtener una deducción del 42% del presupuesto de un proyecto de I+D en la primera anualidad y el 25% en la segunda.

Ejemplo de mapa de financiación

Mediante un ejemplo vamos a representar la gestión de un proyecto de I+D a nivel financiero mediante ayudas que en SISMEFI, podemos tramitarle:

La empresa A es una PYME fabricante de tejidos destinados a confección de ropa. Planea desarrollar un nuevo tejido que podrá aplicarse para como refuerzo de plásticos para fabricación de carrocerías. Esto supone un evidente salto tecnológico para la empresa.

Para realizar el tejido y todas las pruebas asociadas, la empresa solicita una ayuda de 500.000€ para un desarrollo de 18 meses. Mediante el 85% de los gastos elegibles, la empresa consigue 425.000€ para:

  • El personal técnico implicado en el desarrollo.
  • La amortización de los activos implicados en el desarrollo.
  • Los materiales necesarios para realizar todo tipo de pruebas.
  • La colaboración de la Universidad Politécnica de su región, participante en la investigación.
  • Los honorarios de SISMEFI, consultora encargada de redactar y tramitar su proyecto.
  • Costes de auditoría del proyecto.

Si dicha ayuda se presentara a principios de mayo de 2017 y se cumplen los plazos habituales, dicho proyecto estaría validado a finales del mes de mayo. Disponiendo la empresa en junio 106.250€, el 25% de la ayuda, para iniciar los pagos relacionados con el proyecto.

Una vez finalizado el plazo del proyecto, y como sus consultores de SISMEFI le indicarían, sería necesario realizar una gestión de seguimiento del proyecto, como justificación de las tareas realizadas en el periodo de 18 meses establecidos.